Sobre mí

Jugadora de mucha potencia, agresiva en la red y gran defensora. Aunque domina todos los golpes, sus puntos fuertes son el remate en todas sus variedades (por tres, por cuatro, trayendosela  a su campo desde cualquier punto de la pista), salida de pared de derecha y víbora de derecha. 

Mi historia

 

Hace tres años desde que Lucía Rodríguez Rejón decidió colgar las botas del Real Valladolid para dedicarse por completo a su mayor afición, el pádel. La jugadora, natural de Laguna de Duero, es una de las grandes promesas de este deporte a nivel nacional con apenas 15 años, en un país, el nuestro, que se ha convertido en una de las mejores canteras a nivel mundial del pádel. Lucía no ha pasado desapercibida para los que entienden de esto, y recién ha dado el salto al Word Padel Tour.

“A jugar al pádel empecé en 2007 en el Club Torrelago, aunque de manera más seria ya hace un par de años junto al Club Padeld10z. Mi entrenador me comentó que tenía bastantes opciones de estar arriba. En ese momento cambiaron mis entrenamientos y mi preparación, tanto física como mental”. Lucía dió el salto a WPT habiendo disputado, hasta el momento 4 torneos . Actualmente está dirigida en el apartado técnico por Claudio Gilardoni y Gustavo Pratto,  entrenador, entre otros, del número uno del ranking Sanyo Gutiérrez o la jugadora revelación de esta temporada, Paula Josemaria. “Entreno todos los días de la semana salvo los lunes, durante más de dos horas. Trabajamos tanto el aspecto técnico, el físico y el psicológico”, este último apartado muy importante dadas las características de este deporte.

Rodríguez compagina el deporte de primer nivel con sus estudios. “Podría entrenar más, pero intento compaginarlo de la mejor manera. Es un esfuerzo importante el tener que estudiar y por otro lado tener que concentrarte en tu carrera deportiva “, señala.

Ella misma se autodefine como “una jugadora con mucho carácter, buena compañera, ya que sé tirar de mis parejas cuando el momento del partido lo precisa”. Sus figuras a seguir: Marta Ortega y Marta Barrero.

“La primera por su actitud en la pista, y la segunda por su similitud a la forma de jugar”. Lucía no es ajena a cómo Valladolid se está convirtiendo en uno de los epicentros mundiales del pádel. Su sueño es llegar alto en el circuito WPT, sabiendo que eso pasa por encontrar un patrocinador que le ayude a sufragar los gastos de los viajes para ganar los puntos necesarios para meterse en las diferentes rondas mundiales. Gracias a la labor de sus padres, Alberto y Coral, Lucía está alcanzando sus metas, un esfuerzo importantísimo, donde, ante la falta de ayudas económicas por parte de las administraciones, hace de algunos padres, auténticos héroes.